lunes, 29 de octubre de 2018

CHARLAS EN GENERAL





Geriátrico, Centro de Mayores, o Residencia de Ancianos, cualquiera de los tres referencias es válida para los lugares que no hace demasiados años se llamaban "asilos" igual que donde iban a parar los pequeños sin padres, o de madres solteras que la sociedad puritana de no hace muchos años rechazaba, viendose algunas de estas madres sin recursos obligadas a llevar a sus  bebes a los "orfanatos".

Ya no usa la sociedad moderna, desalmada no obstante, esos apelativos a los lugares que antes eran considerados de no muy buenas formas.
Se va descubriendo que en los orfanatos y algunos colegios de religiosos se venian cometiendo las mayores iniquidades que imaginarse pueda, lo peor ademas del hecho en si es que eran tapadas por las jerarquias de la Iglesia u otros estamentos sociales
que pasaban por ser honestos además de honrados.

Pero no es este el tema que deseo contaros, afortunadamente los asilos son residencias estupendamente atendidas y gestionadas, muy caras eso si, pero las ancianas y ancianos son muy bien atendidos con una paciencia infinita por el personal que trabaja en estos lugares, generalmente son emigrantes de sudamerica, o latinos, y a mi personalmente me encanta ver como son tratados los vejetes que a veces descargan sobre ellos sus frustaciones o desengaños cuando no son visitados por sus parientes y se ven muy solos.

Ayer que fuí a ver a mi esposa Cuca, pude charlar con una residente que lleva ocho o nueve años en la residencia. Está supercontenta, e ingresó voluntariamente cuando falleció su marido.
Con 81 años su cabeza y su cuerpo funcionan la mar de bien, está lo que se denomina "valida total"....no me gusta las palabras válido o no válido pero es como los clasifican en estos lugares.
Teresa nos estuvo contando sobre su vida, su trabajo antes de hacerse mayor, y que voluntariamente se fué a esta residencia pues había trabajado en ella y sabía bién el terreno que pisaba.

Tiene el suficiente patrimonio para pagar un dineral por su estancia en una habitación individual, no obstante sin hijos para que quiere su dinero, además que sus familiares le animan a que se lo gaste y esté lo mas cómoda posible.

Cuca estaba muy bien, charlamos mucho ella y yo como siempre, y me vine a casa la mar de contento.




el gatufo

domingo, 28 de octubre de 2018

A SPANISH LEGEND "MOUNT OF SOULS"

SUNDAY, OCTOBER 28, 2018


A LEGEND "Mount de las Animas"


Mount the ánimas ebook by Gustavo Adolfo Bà © cquer


Dates are appropriate to post a letter written by the great Gustavo Adolfo Becquer legend, hopefully not have copyright, writer and Spanish poet of romanticism.


Mount of the Bores, of Gustavo Adolfo Becquer The night of the dead woke me to not know what time the bells twice; its monotonous and eternal clang brought me to mind this tradition that I heard recently in Soria. I tried to sleep again; impossible! Once stung, imagination is a horse that runs wild and that does not serve throw the reins. By hang I decided to write it, as indeed it did. I heard it in the same place where it happened, and I wrote back sometimes head in fear when I felt gnashing my balcony crystals, shaken by the cold night air. Be that what you want, there is, as the horse drinks. I -Atad dogs; Do signal with the tubes for hunters gather, and demos around the city. Night is coming, It is a day of All Saints and we are in Monte de las Animas. -As soon! -A be another day, do not let me conclude with this flock of wolves Moncayo snows have driven from their burrows; but today it is impossible. Shortly prayer will sound the Templars, and the souls of the dead will begin to ring his bell in the chapel of the mountain. -¡En the ruined chapel! Bah! You want to scare me? No, beautiful cousin; you ignore what is happening in this country because not yet a year ago that has come to him from afar. Restrain your mare, I will make mine the pass, and throughout the way you tell the story. The pages gathered in joyous and boisterous groups; the counts of Borges and Alcudiel mounted their magnificent horses, and together they followed their children Beatrice and Alonso, They are preceding the procession from a distance. For the duration of the way, Alonso told in these terms the promised story: That mountain is now called the Animas, belonged to the Templars, whose convent see there, at the river bank. Templar were warriors and religious at once. Soria conquered the Arabs, the king had come from distant lands to defend the city by the side of the bridge, making it noticeable injury to his nobles of Castile; so they had to defend themselves known as the conquered alone. Among the knights of the new and powerful Order and the nobles of the city fermented for a few years and finally exploded, a deep hatred. The former had bounded the mountain where abundant reserved to meet their needs and contribute to their pleasures hunting; the latter determined to organize a raid on the preserve, despite strict prohibitions of the clergy with spurs, as they called their enemies. The voice of challenge ensued, and nothing was party to stop one in his hobby of hunting and others in their efforts to hinder it. The proposed expedition was carried out. remembered not her beasts; before the present would have dragged many mothers mourning for their respective children. That was not a hunt, it was a gruesome battle: the mountain was littered with corpses, wolves who wanted to exterminate had a bloody feast. Finally, the king's authority intervened: Mount, damn occasion of so many misfortunes, was declared abandoned, and the chapel of religious, located in the same mountain and in whose court together friends and enemies were buried, He began to ruin. Since then say that when night comes departed alone hear bend the chapel bell, and that the souls of the dead, wrapped in shreds of their shrouds, run like a fantastic hunt among the bushes and brambles. Braman frightened deer, wolves howl, snakes give hideous whistles, and the next day have been printed in the snow traces of the fleshless feet of the skeletons. Soria why we call the Monte de las Animas, and so I Dear Alonso's relationship ended just when the two young men reached the end of the bridge that leads to the city on that side. There they waited the rest of the party, which, after the two riders incorporárseles, missed by the narrow and dark streets of Soria. II servers had just lifting the cloth; fireplace high Gothic palace of the Counts of Alcudiel live off a glow illuminating some groups of ladies and gentlemen around the fire talking familiarly, and the wind whipped the leaded glass warheads lounge. Solas two people appeared outside the general conversation: Beatriz Alonso: Beatriz kept her eyes, lost in a vague thought, the whims of the flame. Alonso looked at the reflection of the fire sparkling in the blue eyes of Beatrice. Both save a deep silence not so many time ago. The owners concerned, regarding the night of the dead, dark stories that appeared spectra and represent the title role; and the bells of the churches of Soria bent far away with a monotonous and sad tolling. -Beautiful raw Alonso said finally breaking the long silence in which they got together,; soon we will separate ourselves perhaps forever; the arid plains of Castile, his rough and warlike customs, their simple habits and patriarchal know you do not like; I heard you sigh several times, perhaps for some distant heartthrob your lordship. Beatriz waved cold indifference; a whole woman character was revealed in that disdainful contraction of her thin lips. Perhaps by the pomp of the French court; where you've lived here he hastened to add the young man. In one way or another, I feel that I shall soon lose ... When we separated, I want llevases one of my memory ... Do you remember when we went to the temple to give thanks to God for having restored health you came for this land? The jewel that held the pen my cap captivated your attention. How beautiful it would be holding a veil over your dark hair! It has already lit the of a bride; My father gave it to who gave me being, and she took him to the altar ... You want it? I do not know yours in the beautiful- she said, but in my country received a pledge commits a will. Only one day a present of hands ceremony of a mourner must be accepted ... that can still go to Rome without returning empty-handed. Icy tone in which Beatriz spoke these words troubled a moment the young man calm after said sadly, I know premium; but today celebrated All Saints, and yours at all; Today is a day of ceremonies and present. Will you accept mine? Beatriz slightly bit her lips and reached out to take the jewel, without a word. The two young men fell silent again, and returned to hear the voice of old who spoke of witches and goblins and the hum of air rustled glasses warheads waterfall, and the monotonous sad tolling of bells. After a few minutes, the interrupted dialogue knotted around this: And before the end of the day of All Saints, that yours and mine is held, and can, without tying up your will, leave me a I remember, you will not? He said digging a look at her cousin, who shone like lightning, illuminated by a diabolical thought. -Why not? She said it was touching his right shoulder to find something among the folds of her wide sleeve velvet gold embroidery ... Then, with a childlike expression of feeling, added: 'Remember the blue band that took hunting today, and not know what color emblem told me it was the currency of your soul? -Yes. Well ... it is lost! He has been lost, and thought dejártela as a souvenir. -¡Se has lost !, and where? Alonso said getting up from his seat and with an indescribable expression of fear and hope. I do not know .... in the case mount. -¡En the Monte de las Animas pale and muttered flopping on sitial-; on the Mount of the Bores! Then he continued breathlessly and muffled voice: 'You know, because you've heard a thousand times; in the city, in Castile, They call me the king of the hunters. Not having been able to prove my strength in battle, as my ascendant, I have led this fun image of war, all the vigor of my youth, all the ardor, hereditary in my race. The carpet beneath their feet your feet are spoils of beasts that have died by my hand. I know their lairs and customs; and I fought with them day and night, on foot and on horseback, alone and whipped, and no one will say that he has seen me run away from danger at any time. Another night the band would fly, and fly joyful as a party; and yet, tonight ... tonight. What I ocultártelo ?, I have fear. Do you hear? The bells ring, prayer sounded in San Juan del Duero, the souls of Mount now begin to lift their yellowing skulls from weeds that cover their graves ... the souls !, whose mere sight of horror can freeze the blood of the bravest, turn white hair or steal in the whirlwind of his fantastic career as a leaf carried by the wind without knowing where. While she spoke, an imperceptible smile crossed the lips of Beatrice, that when he had finished said with an indifferent tone, while stoking the hearth where wood jumped and crackled, throwing sparks of many colors Oh! That in any way. What folly! To go to the mountain now for such a trifle! Such a dark night, night of the dead, and setting the path of wolves! Saying that last sentence, he leaned in such a special way that Alonso could not fail to understand all its bitter irony, he moved like a spring to his feet, ran his hand across his forehead, to tear the fear that was in his head and not his heart, and firm voice exclaimed, turning to the beautiful, which was still leaning over the hearth fire lingering in revolver Goodbye Beatriz, farewell ... See you soon . I -¡Alonso! Alonso! it said, turning quickly; but when he wanted or pretended to want to stop him, the young man had disappeared. A few minutes later the sound of a horse galloping away heard. The beautiful, with a radiant expression of satisfied pride that colored her cheeks, lent attentive ear to the rumor that weakened, which was lost, which finally faded. Old, meanwhile, continued their tales appeared souls; The air hummed in the glasses of the balcony and the bells of the city bent in the distance. III had spent one hour, two, three; midnight was about to ring, and Beatriz retired to his oratory. Alonso did not return, not return, when in less than an hour could have done. -¡Habrá been afraid! She cried the young man closing his prayer book and heading to his bed after trying futilely mumbling some prayers that the church consecrated on the day of the dead that no longer exist. After turning the lamp and crossed double silk curtains, she slept; he slept with a restless, light, nervous sleep. Twelve sounded on the clock Postigo. Beatriz dreamily heard the vibrations of the bell, slow, deaf, very sad, and opened her eyes. I thought I had heard a couple of them say his name; but far, far away, and a muffled and mournful voice. The wind moaned in the windowpanes. It will be the said wind; and putting his hand over his heart, he tried to calm down. But his heart was beating with increasing violence. Larch doors of the oratory had crunch on its hinges with a high-pitched whine long and loud. A first and then the other closer, all the doors that gave way to his room were ringing in their order, these grave with a dull noise, those with a long crispador regret. Then silence, a silence full of strange rumors, the silence of midnight, with a monotonous murmur of distant water; distant barking of dogs, confused voices, unintelligible words; echoes of footsteps coming and going, rustling of clothes crawling, sighs drowning, tiring breaths almost feel, involuntary shudders that announce the presence of something unseen and whose approach is noticeable however in the dark. Beatriz, motionless, trembling, head forward out of the curtains and listened for a moment. Thousand different noises heard; the hand through the forehead, tornaba to listen: nothing, silence. He saw with the phosphorescence of the pupil in nervous crises, such as lumps moving in all directions; and when dilating the fixed at one point, nothing, dark, impenetrable shadows. -Bah! he exclaimed, turning to lay his head on the pillow beautiful blue satin of lecho-; I'm as scared as those poor people, whose heart throbs terror under armor, hearing a conseja of ghosts? And closing his eyes tried to sleep ...; but in vain he had made an effort on itself. He soon rejoined paler, more restless, more terrified. It was no longer an illusion: brocade draperies had touched the door to separate, and slow footsteps sounded on the carpet; the sound of those footsteps was deaf, almost imperceptible, but continuous, and his compass creak sounded something like wood or bone. And they approached, approached, and the kneeler was on the edge of his bed moved. Beatriz uttered a piercing scream, and snuggling on clothing that covered her, hid her head and held her breath. The air whipped glasses balcony; water from the distant source fell and fell with an eternal and monotonous sound; barking dogs dilate in gusty air, and the bells of the city of Soria, some near, some distant, bend sadly for the souls of the dead. This happened one hour, two hours, a century, because the night that seemed eternal Beatrice. Finally he blunted the dawn: return of his fear, he opened his eyes for the first rays of light. After a sleepless night and terrors, it's so beautiful the clear white light of day! He parted the curtains of silk bed, and was about to laugh at his past fears, when suddenly a cold sweat covered her body, her eyes became loose and deathly pale faded her cheeks on the kneeler had been bloody and torn the blue band that lost in the woods, the blue band that went looking for Alonso. When his servants came noticiarle terrified to death of the firstborn of Alcudiel that morning had appeared devoured by wolves among the weeds of Monte de las Animas, they found her motionless, contorted, clutching with both hands at one of the columns ebony bed, eyes bulging, mouth ajar; white lips, stiff limbs, dead; Dead horror! IV They say that after this event happened, a stray hunter who spent the night of the dead could not get out of Monte de las Animas, and that the day before he died, he could tell what he saw, said horrible things. Among others, he said he saw the skeletons of the ancient Templars and the nobles of Soria buried in the atrium of the chapel up to the point of prayer with a horrible crash, and gentlemen on the bones of horses, chasing her like a beast a beautiful, pale and disheveled woman with bare and bloody feet, and throwing cries of horror, circled around the tomb of Alonso. FINISH grasped with both hands to one of the columns ebony bed, eyes bulging, mouth ajar; white lips, stiff limbs, dead; Dead horror! IV They say that after this event happened, a stray hunter who spent the night of the dead could not get out of Monte de las Animas, and that the day before he died, he could tell what he saw, said horrible things. Among others, he said he saw the skeletons of the ancient Templars and the nobles of Soria buried in the atrium of the chapel up to the point of prayer with a horrible crash, and gentlemen on the bones of horses, chasing her like a beast a beautiful, pale and disheveled woman with bare and bloody feet, and throwing cries of horror, circled around the tomb of Alonso. FINISH grasped with both hands to one of the columns ebony bed, eyes bulging, mouth ajar; white lips, stiff limbs, dead; Dead horror! IV They say that after this event happened, a stray hunter who spent the night of the dead could not get out of Monte de las Animas, and that the day before he died, he could tell what he saw, said horrible things. Among others, he said he saw the skeletons of the ancient Templars and the nobles of Soria buried in the atrium of the chapel up to the point of prayer with a horrible crash, and gentlemen on the bones of horses, chasing her like a beast a beautiful, pale and disheveled woman with bare and bloody feet, and throwing cries of horror, circled around the tomb of Alonso. FINISH bulging eyes, mouth ajar; white lips, stiff limbs, dead; Dead horror! IV They say that after this event happened, a stray hunter who spent the night of the dead could not get out of Monte de las Animas, and that the day before he died, he could tell what he saw, said horrible things. Among others, he said he saw the skeletons of the ancient Templars and the nobles of Soria buried in the atrium of the chapel up to the point of prayer with a horrible crash, and gentlemen on the bones of horses, chasing her like a beast a beautiful, pale and disheveled woman with bare and bloody feet, and throwing cries of horror, circled around the tomb of Alonso. FINISH bulging eyes, mouth ajar; white lips, stiff limbs, dead; Dead horror! IV They say that after this incident occurred, a lost hunter who spent the night of the dead could not get out of Monte de las Animas, and that the day before he died, he could tell what he saw, said horrible things. Among others, he said he saw the skeletons of the ancient Templars and the nobles of Soria buried in the atrium of the chapel up to the point of prayer with a horrible crash, and gentlemen on the bones of horses, chasing her like a beast a beautiful, pale and disheveled woman with bare and bloody feet, and throwing cries of horror, circled around the tomb of Alonso. FINISH Dead horror! IV They say that after this event happened, a stray hunter who spent the night of the dead could not get out of Monte de las Animas, and that the day before he died, he could tell what he saw, said horrible things. Among others, he said he saw the skeletons of the ancient Templars and the nobles of Soria buried in the atrium of the chapel up to the point of prayer with a horrible crash, and gentlemen on the bones of horses, chasing her like a beast a beautiful, pale and disheveled woman with bare and bloody feet, and throwing cries of horror, circled around the tomb of Alonso. FINISH Dead horror! IV They say that after this event happened, a stray hunter who spent the night of the dead could not get out of Monte de las Animas, and that the day before he died, he could tell what he saw, said horrible things. Among others, he said he saw the skeletons of the ancient Templars and the nobles of Soria buried in the atrium of the chapel up to the point of prayer with a horrible crash, and gentlemen on the bones of horses, chasing her like a beast a beautiful, pale and disheveled woman with bare and bloody feet, and throwing cries of horror, circled around the tomb of Alonso. FINISH before he died, he could tell what they saw, said horrible things. Among others, he said he saw the skeletons of the ancient Templars and the nobles of Soria buried in the atrium of the chapel up to the point of prayer with a horrible crash, and gentlemen on the bones of horses, chasing her like a beast a beautiful, pale and disheveled woman with bare and bloody feet, and throwing cries of horror, circled around the tomb of Alonso. FINISH before he died, he could tell what they saw, said horrible things. Among others, he said he saw the skeletons of the ancient Templars and the nobles of Soria buried in the atrium of the chapel up to the point of prayer with a horrible crash, and gentlemen on the bones of horses, chasing her like a beast a beautiful, pale and disheveled woman with bare and bloody feet, and throwing cries of horror, circled around the tomb of Alonso. FINISH pale and disheveled, with bare and bloody feet, and throwing cries of horror, circled around the tomb of Alonso. FINISH pale and disheveled, with bare and bloody feet, and throwing cries of horror, circled around the tomb of Alonso. FINISH



To all of you who like the Spanish-Castilian sure this story or legend will be liked. Gustavo Adolfo Dominguez Bastida Claudio (Sevilla, February 17, 1836 Madrid, December 22, 1870), better known as Gustavo Adolfo Becquer ...



Movements: Romanticism , Symbolism
Cause of death: Tuberculosis
Birth name: Gustavo Adolfo Claudio ...
Nationality: Spanish




To me the author Gustavo Adolfo Becque, Rimas y Leyendas, I love it. I hope you pique curiosity and can be an incentive to read this author born in the beautiful Spanish city of Sevilla. 

Image result of the Mount of animas

the gatufo

UNA LEYENDA "EL MONTE DE LAS ANIMAS"


El monte de las ánimas ebook by Gustavo Adolfo Bécquer


Las fechas son apropiadas para postear una leyenda escrita por el gran Gustavo Adolfo Becquer, esperemos que no tenga derechos de autor, escritor y poeta del romanticismo español.


El monte de las ánimas, de Gustavo Adolfo Bécquer La noche de difuntos me despertó a no sé qué hora el doble de las campanas; su tañido monótono y eterno me trajo a las mientes esta tradición que oí hace poco en Soria. Intenté dormir de nuevo; ¡imposible! Una vez aguijoneada, la imaginación es un caballo que se desboca y al que no sirve tirarle de la rienda. Por pasar el rato me decidí a escribirla, como en efecto lo hice. Yo la oí en el mismo lugar en que acaeció, y la he escrito volviendo algunas veces la cabeza con miedo cuando sentía crujir los cristales de mi balcón, estremecidos por el aire frío de la noche. Sea de ello lo que quiera, ahí va, como el caballo de copas. I –Atad los perros; haced la señal con las trompas para que se reúnan los cazadores, y demos la vuelta a la ciudad. La noche se acerca, es día de Todos los Santos y estamos en el Monte de las Ánimas. –¡Tan pronto! –A ser otro día, no dejara yo de concluir con ese rebaño de lobos que las nieves del Moncayo han arrojado de sus madrigueras; pero hoy es imposible. Dentro de poco sonará la oración en los Templarios, y las ánimas de los difuntos comenzarán a tañer su campana en la capilla del monte. –¡En esa capilla ruinosa! ¡Bah! ¿Quieres asustarme? –No, hermosa prima; tú ignoras cuanto sucede en este país, porque aún no hace un año que has venido a él desde muy lejos. Refrena tu yegua, yo también pondré la mía al paso, y mientras dure el camino te contaré esa historia. Los pajes se reunieron en alegres y bulliciosos grupos; los condes de Borges y de Alcudiel montaron en sus magníficos caballos, y todos juntos siguieron a sus hijos Beatriz y Alonso, que precedían la comitiva a bastante distancia. Mientras duraba el camino, Alonso narró en estos términos la prometida historia: –Ese monte que hoy llaman de las Ánimas, pertenecía a los Templarios, cuyo convento ves allí, a la margen del río. Los Templarios eran guerreros y religiosos a la vez. Conquistada Soria a los árabes, el rey los hizo venir de lejanas tierras para defender la ciudad por la parte del puente, haciendo en ello notable agravio a sus nobles de Castilla; que así hubieran solos sabido defenderla como solos la conquistaron. Entre los caballeros de la nueva y poderosa Orden y los hidalgos de la ciudad fermentó por algunos años, y estalló al fin, un odio profundo. Los primeros tenían acotado ese monte, donde reservaban caza abundante para satisfacer sus necesidades y contribuir a sus placeres; los segundos determinaron organizar una gran batida en el coto, a pesar de las severas prohibiciones de los clérigos con espuelas, como llamaban a sus enemigos. Cundió la voz del reto, y nada fue parte a detener a los unos en su manía de cazar y a los otros en su empeño de estorbarlo. La proyectada expedición se llevó a cabo. No se acordaron de ella las fieras; antes la tendrían presente tantas madres como arrastraron sendos lutos por sus hijos. Aquello no fue una cacería, fue una batalla espantosa: el monte quedó sembrado de cadáveres, los lobos a quienes se quiso exterminar tuvieron un sangriento festín. Por último, intervino la autoridad del rey: el monte, maldita ocasión de tantas desgracias, se declaró abandonado, y la capilla de los religiosos, situada en el mismo monte y en cuyo atrio se enterraron juntos amigos y enemigos, comenzó a arruinarse. Desde entonces dicen que cuando llega la noche de difuntos se oye doblar sola la campana de la capilla, y que las ánimas de los muertos, envueltas en jirones de sus sudarios, corren como en una cacería fantástica por entre las breñas y los zarzales. Los ciervos braman espantados, los lobos aúllan, las culebras dan horrorosos silbidos, y al otro día se han visto impresas en la nieve las huellas de los descarnados pies de los esqueletos. Por eso en Soria le llamamos el Monte de las Ánimas, y por eso he querid La relación de Alonso concluyó justamente cuando los dos jóvenes llegaban al extremo del puente que da paso a la ciudad por aquel lado. Allí esperaron al resto de la comitiva, la cual, después de incorporárseles los dos jinetes, se perdió por entre las estrechas y oscuras calles de Soria. II Los servidores acababan de levantar los manteles; la alta chimenea gótica del palacio de los condes de Alcudiel despedía un vivo resplandor iluminando algunos grupos de damas y caballeros que alrededor de la lumbre conversaban familiarmente, y el viento azotaba los emplomados vidrios de las ojivas del salón. Solas dos personas parecían ajenas a la conversación general: Beatriz y Alonso: Beatriz seguía con los ojos, absorta en un vago pensamiento, los caprichos de la llama. Alonso miraba el reflejo de la hoguera chispear en las azules pupilas de Beatriz. Ambos guardaban hacía rato un profundo silencio. Las dueñas referían, a propósito de la noche de difuntos, cuentos tenebrosos en que los espectros y los aparecidos representaban el principal papel; y las campanas de las iglesias de Soria doblaban a lo lejos con un tañido monótono y triste. –Hermosa prima –exclamó al fin Alonso rompiendo el largo silencio en que se encontraban–; pronto vamos a separarnos tal vez para siempre; las áridas llanuras de Castilla, sus costumbres toscas y guerreras, sus hábitos sencillos y patriarcales sé que no te gustan; te he oído suspirar varias veces, acaso por algún galán de tu lejano señorío. Beatriz hizo un gesto de fría indiferencia; todo un carácter de mujer se reveló en aquella desdeñosa contracción de sus delgados labios. –Tal vez por la pompa de la corte francesa; donde hasta aquí has vivido –se apresuró a añadir el joven–. De un modo o de otro, presiento que no tardaré en perderte... Al separarnos, quisiera que llevases una memoria mía... ¿Te acuerdas cuando fuimos al templo a dar gracias a Dios por haberte devuelto la salud que viniste a buscar a esta tierra? El joyel que sujetaba la pluma de mi gorra cautivó tu atención. ¡Qué hermoso estaría sujetando un velo sobre tu oscura cabellera! Ya ha prendido el de una desposada; mi padre se lo regaló a la que me dio el ser, y ella lo llevó al altar... ¿Lo quieres? –No sé en el tuyo –contestó la hermosa–, pero en mi país una prenda recibida compromete una voluntad. Sólo en un día de ceremonia debe aceptarse un presente de manos de un deudo... que aún puede ir a Roma sin volver con las manos vacías. El acento helado con que Beatriz pronunció estas palabras turbó un momento al joven, que después de serenarse dijo con tristeza: –Lo sé prima; pero hoy se celebran Todos los Santos, y el tuyo ante todos; hoy es día de ceremonias y presentes. ¿Quieres aceptar el mío? Beatriz se mordió ligeramente los labios y extendió la mano para tomar la joya, sin añadir una palabra. Los dos jóvenes volvieron a quedarse en silencio, y volviose a oír la cascada voz de las viejas que hablaban de brujas y de trasgos y el zumbido del aire que hacía crujir los vidrios de las ojivas, y el triste monótono doblar de las campanas. Al cabo de algunos minutos, el interrumpido diálogo tornó a anudarse de este modo: –Y antes de que concluya el día de Todos los Santos, en que así como el tuyo se celebra el mío, y puedes, sin atar tu voluntad, dejarme un recuerdo, ¿no lo harás? –dijo él clavando una mirada en la de su prima, que brilló como un relámpago, iluminada por un pensamiento diabólico. –¿Por qué no? –exclamó ésta llevándose la mano al hombro derecho como para buscar alguna cosa entre las pliegues de su ancha manga de terciopelo bordado de oro... Después, con una infantil expresión de sentimiento, añadió: –¿Te acuerdas de la banda azul que llevé hoy a la cacería, y que por no sé qué emblema de su color me dijiste que era la divisa de tu alma? –Sí. –Pues... ¡se ha perdido! Se ha perdido, y pensaba dejártela como un recuerdo. –¡Se ha perdido!, ¿y dónde? –preguntó Alonso incorporándose de su asiento y con una indescriptible expresión de temor y esperanza. –No sé.... en el monte acaso. –¡En el Monte de las Ánimas –murmuró palideciendo y dejándose caer sobre el sitial–; en el Monte de las Ánimas! Luego prosiguió con voz entrecortada y sorda: –Tú lo sabes, porque lo habrás oído mil veces; en la ciudad, en toda Castilla, me llaman el rey de los cazadores. No habiendo aún podido probar mis fuerzas en los combates, como mis ascendentes, he llevado a esta diversión, imagen de la guerra, todos los bríos de mi juventud, todo el ardor, hereditario en mi raza. La alfombra que pisan tus pies son despojos de fieras que he muerto por mi mano. Yo conozco sus guaridas y sus costumbres; y he combatido con ellas de día y de noche, a pie y a caballo, solo y en batida, y nadie dirá que me ha visto huir del peligro en ninguna ocasión. Otra noche volaría por esa banda, y volaría gozoso como a una fiesta; y, sin embargo, esta noche... esta noche. ¿A qué ocultártelo?, tengo miedo. ¿Oyes? Las campanas doblan, la oración ha sonado en San Juan del Duero, las ánimas del monte comenzarán ahora a levantar sus amarillentos cráneos de entre las malezas que cubren sus fosas... ¡las ánimas!, cuya sola vista puede helar de horror la sangre del más valiente, tornar sus cabellos blancos o arrebatarle en el torbellino de su fantástica carrera como una hoja que arrastra el viento sin que se sepa adónde. Mientras el joven hablaba, una sonrisa imperceptible se dibujó en los labios de Beatriz, que cuando hubo concluido exclamó con un tono indiferente y mientras atizaba el fuego del hogar, donde saltaba y crujía la leña, arrojando chispas de mil colores: –¡Oh! Eso de ningún modo. ¡Qué locura! ¡Ir ahora al monte por semejante friolera! ¡Una noche tan oscura, noche de difuntos, y cuajado el camino de lobos! Al decir esta última frase, la recargó de un modo tan especial, que Alonso no pudo menos de comprender toda su amarga ironía, movido como por un resorte se puso de pie, se pasó la mano por la frente, como para arrancarse el miedo que estaba en su cabeza y no en su corazón, y con voz firme exclamó, dirigiéndose a la hermosa, que estaba aún inclinada sobre el hogar entreteniéndose en revolver el fuego: –Adiós Beatriz, adiós... Hasta pronto. –¡Alonso! ¡Alonso! –dijo ésta, volviéndose con rapidez; pero cuando quiso o aparentó querer detenerle, el joven había desaparecido. A los pocos minutos se oyó el rumor de un caballo que se alejaba al galope. La hermosa, con una radiante expresión de orgullo satisfecho que coloreó sus mejillas, prestó atento oído a aquel rumor que se debilitaba, que se perdía, que se desvaneció por último. Las viejas, en tanto, continuaban en sus cuentos de ánimas aparecidas; el aire zumbaba en los vidrios del balcón y las campanas de la ciudad doblaban a lo lejos. III Había pasado una hora, dos, tres; la media noche estaba a punto de sonar, y Beatriz se retiró a su oratorio. Alonso no volvía, no volvía, cuando en menos de una hora pudiera haberlo hecho. –¡Habrá tenido miedo! –exclamó la joven cerrando su libro de oraciones y encaminándose a su lecho, después de haber intentado inútilmente murmurar algunos de los rezos que la iglesia consagra en el día de difuntos a los que ya no existen. Después de haber apagado la lámpara y cruzado las dobles cortinas de seda, se durmió; se durmió con un sueño inquieto, ligero, nervioso. Las doce sonaron en el reloj del Postigo. Beatriz oyó entre sueños las vibraciones de la campana, lentas, sordas, tristísimas, y entreabrió los ojos. Creía haber oído a par de ellas pronunciar su nombre; pero lejos, muy lejos, y por una voz ahogada y doliente. El viento gemía en los vidrios de la ventana. –Será el viento –dijo; y poniéndose la mano sobre el corazón, procuró tranquilizarse. Pero su corazón latía cada vez con más violencia. Las puertas de alerce del oratorio habían crujido sobre sus goznes, con un chirrido agudo prolongado y estridente. Primero unas y luego las otras más cercanas, todas las puertas que daban paso a su habitación iban sonando por su orden, éstas con un ruido sordo y grave, aquéllas con un lamento largo y crispador. Después silencio, un silencio lleno de rumores extraños, el silencio de la media noche, con un murmullo monótono de agua distante; lejanos ladridos de perros, voces confusas, palabras ininteligibles; ecos de pasos que van y vienen, crujir de ropas que se arrastran, suspiros que se ahogan, respiraciones fatigosas que casi se sienten, estremecimientos involuntarios que anuncian la presencia de algo que no se ve y cuya aproximación se nota no obstante en la oscuridad. Beatriz, inmóvil, temblorosa, adelantó la cabeza fuera de las cortinillas y escuchó un momento. Oía mil ruidos diversos; se pasaba la mano por la frente, tornaba a escuchar: nada, silencio. Veía, con esa fosforescencia de la pupila en las crisis nerviosas, como bultos que se movían en todas direcciones; y cuando dilatándolas las fijaba en un punto, nada, oscuridad, las sombras impenetrables. –¡Bah! –exclamó, volviendo a recostar su hermosa cabeza sobre la almohada de raso azul del lecho–; ¿soy yo tan miedosa como esas pobres gentes, cuyo corazón palpita de terror bajo una armadura, al oír una conseja de aparecidos? Y cerrando los ojos intentó dormir...; pero en vano había hecho un esfuerzo sobre sí misma. Pronto volvió a incorporarse más pálida, más inquieta, más aterrada. Ya no era una ilusión: las colgaduras de brocado de la puerta habían rozado al separarse, y unas pisadas lentas sonaban sobre la alfombra; el rumor de aquellas pisadas era sordo, casi imperceptible, pero continuado, y a su compás se oía crujir una cosa como madera o hueso. Y se acercaban, se acercaban, y se movió el reclinatorio que estaba a la orilla de su lecho. Beatriz lanzó un grito agudo, y arrebujándose en la ropa que la cubría, escondió la cabeza y contuvo el aliento. El aire azotaba los vidrios del balcón; el agua de la fuente lejana caía y caía con un rumor eterno y monótono; los ladridos de los perros se dilataban en las ráfagas del aire, y las campanas de la ciudad de Soria, unas cerca, otras distantes, doblan tristemente por las ánimas de los difuntos. Así pasó una hora, dos, la noche, un siglo, porque la noche aquella pareció eterna a Beatriz. Al fin despuntó la aurora: vuelta de su temor, entreabrió los ojos a los primeros rayos de la luz. Después de una noche de insomnio y de terrores, ¡es tan hermosa la luz clara y blanca del día! Separó las cortinas de seda del lecho, y ya se disponía a reírse de sus temores pasados, cuando de repente un sudor frío cubrió su cuerpo, sus ojos se desencajaron y una palidez mortal descoloró sus mejillas: sobre el reclinatorio había visto sangrienta y desgarrada la banda azul que perdiera en el monte, la banda azul que fue a buscar Alonso. Cuando sus servidores llegaron despavoridos a noticiarle la muerte del primogénito de Alcudiel, que a la mañana había aparecido devorado por los lobos entre las malezas del Monte de las Ánimas, la encontraron inmóvil, crispada, asida con ambas manos a una de las columnas de ébano del lecho, desencajados los ojos, entreabierta la boca; blancos los labios, rígidos los miembros, muerta; ¡muerta de horror! IV Dicen que después de acaecido este suceso, un cazador extraviado que pasó la noche de difuntos sin poder salir del Monte de las Ánimas, y que al otro día, antes de morir, pudo contar lo que viera, refirió cosas horribles. Entre otras, asegura que vio a los esqueletos de los antiguos templarios y de los nobles de Soria enterrados en el atrio de la capilla levantarse al punto de la oración con un estrépito horrible, y, caballeros sobre osamentas de corceles, perseguir como a una fiera a una mujer hermosa, pálida y desmelenada, que con los pies desnudos y sangrientos, y arrojando gritos de horror, daba vueltas alrededor de la tumba de Alonso. FIN



A todos vosotros que os gusta el Español-Castellano seguro que este relato o leyenda os habrá gustado.


Gustavo Adolfo Claudio Domínguez Bastida (Sevilla, 17 de febrero de 1836-Madrid, 22 de diciembre de 1870),​ más conocido como Gustavo Adolfo Bécquer, ...
Movimientos‎: ‎Romanticismo‎, ‎Simbolismo
Causa de la muerte‎: ‎Tuberculosis
Nombre de nacimiento‎: ‎Gustavo Adolfo Claudio ...
Nacionalidad‎: ‎Española




A mi el autor Gustavo Adolfo Becque, Rimas y Leyendas, me encanta. Espero que os pique la curiosidad y pueda ser un aliciente para leer a este autor Español nacido en la maravillosa ciudad de Sevilla. 

Resultado de imagen de el monte de las animas

el gatufo

lunes, 22 de octubre de 2018

ESCLEROSIS MULTIPLE NADA CAMBIA



Diciembre del 2013

Cuca en la Residencia su nueva casa ahora



Nada o casi nada cambia en mi vida, te diré que sigo haciendo lo mismo que hacía hace un año o dos, pero todo me cuesta mucho más.
Mi deambular hasta el baño o el comedor es inseguro hasta el punto que en las mañanas me levanto con ayuda y me acoplo en la silla de ruedas.

Mas fácil para mi y mucho mas sencillo para  Emiliano que solo tienen que empujar la silla. 
Reservo fuerzas para por la tarde que dejo la silla de ruedas tras tumbarme en el sofá y descabezar una pequeña siesta.

Un día es semejante a otro, sumas días y tienes una semana, sumas más días y tienes un mes o un año. La rutina se repite casi sin variación y feliz de que así sea.

El otro día fui a ver mi doctora, no conocía el ambulatorio y llevo nueve años habitando esta nueva casa, increíble pero cierto, nueve años sin visitar a la doctora y sin conocer la clínica donde pasan las consultas. Siempre ha ido Emiliano que pide hora para el y para mi.

Un momento Cuca, no puedo creer que en nueve años no hayas ido nunca a la doctora de familia, estás segura de eso?.

Oye, tu, como te llames, padezco una enfermedad llamada esclerosis múltiple pero no he perdido la memoria, gracias a Dios, sigo coordinando mis pensamientos y mis recuerdos. 
Si digo que no había ido nunca al ambulatorio de la Seguridad Social a ver a mi doctora es así, punto, si he ido al hospital a la consulta del neurólogo aunque debo añadir que hace seis años que no he vuelto.
No hacían nada, solo tomar notas y rellenar una estadística. 
Ninguna solución, ningún remedio, ninguna medicina que retrase el proceso de la esclerosis, nada de nada. 
Una gran molestia para llegar allí, ambulancia últimamente, horas de espera, y ningún resultado práctico.

Charla insustancial contando mis síntomas ya sabidos, lleve el dedo a la nariz, trate de andar, lleve el dedo a mi dedo, esas eran las pruebas a las que era sometida.

Total, le comenté a la neuróloga que dado el esfuerzo de llegar a su consulta una o dos veces al año le podía ahorrar ese esfuerzo a Emiliano o a mi misma y llamarle a ella por teléfono para contarle mis síntomas y me dijo que "no era posible" pues de esa forma no figuraba en las estadísticas hospitalarias como una consulta y ella no justificaba el número de pacientes atendidos.

Pues que maravilla pensé, para que esta doctora justifique sus cometidos debo hacer, y deben hacer quien me trae, un esfuerzo considerable que solo me produce dolor y molestias.

Desde ese momento ya no he vuelto y nos ahorramos todos ese trajín de ir y venir para nada.

Oye Cuca, eres muy drástica en tus decisiones, no te parece?

Puede ser, pero no es solo por mi, también pienso en los demás, en Emiliano que debe acompañarme y preocuparse de que todo resulte bien, le ahorro la molestia, el esfuerzo y yo estoy mucho mas tranquila.

Tu, sabio, que harías en mi lugar?

Supongo que lo mismo Cuca, pero no te agites, tranquila y sigamos con tu relato, aunque no mucho pues esto se alarga demasiado sin que hayas contado en realidad nada de interés.

Pues sabes lo que te digo entrevistador sin nombre, que por hoy ya he escrito bastante, punto y final ya seguiré en otro momento

Y será antes que tarde lo prometo.

Muy bien Cuca, gracias y hasta otro día.




domingo, 21 de octubre de 2018

SENCILLA BELLEZA


Cuca feliz con su nuevo look


Sencilla belleza de una tarde diferente, de conocer una nueva persona, de animada charla y dejar que el tiempo vaya pasando hasta olvidar el reloj que inexorable marca la hora de marcharnos.

Nos vamos y ahí se quedan Cuca y su compañera Carmen a quien acabo de conocer y con la que he mantenido animada conversación.

Me gusta la nueva amiga de mi esposa en la Residencia que ahora es como su casa. Carmen una cordobesa que no acaba de perder su acento andaluz tan bonito cuando alguien amable, como ella, tiene interesantes anécdotas para contar.

No hacen falta bebidas ni jaranas para pasar una muy animada velada.
Charo le corta el pelo a Cuca y yo converso con su compañera de cuarto con la que recuerdo anécdotas del viejo Madrid.

Me cuenta que llegó a Madrid con diez años, solas  ella y su madre, ambas se inflaban a llorar, Carmen no conocía a nadie, le habian arrancado de su añorado lugar, Montilla en la provincia de Cordoba, y la traen a un lugar extraño y excesivo para una pequeña que ve su vida arrancada de cuajo.

No sabría decir si la vida es bella, bonita o triste, hoy a mi me parece muy buena tras ir saliendo de una profunda depresión, y lo que esta señora de la misma edad que Cuca me contaba, me resultaba sumamente interesante.
Es indudable que con diez, ocho e incluso menos años puede pasarse francamente mal, y en su caso madre e hija traidas a una ciudad extraña se consoloban mutuamente a base cariño y llanto.

Creo que cualquier historia bien contada por el protagonista da pie para construir un buen guión o una sorprendente novela.

Charo escucha y a pesar de su hombro dolorido va cortando el pelo a mi tesoro, Cuca, a la que previamente  ha cortado las uñas de los pies y ambas se sienten en paz en el lento transcurso de una tarde sin sobresaltos, afuera cae la lluvia sin parar.

Llego a casa cansado pero feliz, me esperan mis gatos a los que tengo que acariciar por orden, primero  Gatufo y luego  a Chispitas.

¿Que habrán hecho en mi ausencia?
Dormir casi seguro pues nada está fuera de su desordenado sitio.




el gatufo

lunes, 15 de octubre de 2018

LA DESIGUALDAD MATA








Lo estoy viendo todos los dias cuando salgo a la calle, cuando tomo el metro o el autobús. Veo infinidad de gente sin nada, rebuscando incluso en los contenedores y durmiendo un día tras otro en la calle sobre las frias aceras.
En el metro no hay día en el que no desfiles varios desarrapados o no tanto pidiendo, comida,  dinero, tocando un instrumento y pasando la bolsita para que deposites alguna moneda
Siempre voy preparado y llevo suelto, monedas para poder dar a todo aquel que me pide, me da igual joven que viejo, mujer que hombre, blanco o negro. Procuro llevar siempre monedas y dárles alguna que seguro bién les vendrá.

+++++++++++++++++++++

Del Periódico El Pais hoy:


En Madrid, la desigualdad mata. Da igual que esta sea una de las regiones más ricas del mundo. El 46% de los hogares tiene dificultades para llegar a fin de mes, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). El 34% de las familias no puede afrontar gastos imprevistos. El 17% de la población está en riesgo de pobreza. El 8% no puede calentar su hogar. Y como consecuencia, dentro de la capital, que es una de las ciudades más boyantes del planeta, los vecinos de los barrios del sur se mueren hasta tres años antes que los del norte. Los expertos tienen una palabra para eso: desigualdad. Sus víctimas emplean otras: miedo, desesperanza, incertidumbre, hambre.
La Comunidad es una de las regiones más boyantes de Europa, pero está rota por la desigualdad

El 46% de los hogares madrileños tiene dificultades para llegar a fin de mes

DIFICULTADES ECONÓMICAS

En los hogares en la región de Madrid
No tienen capacidad para afrontar gastos imprevistos
34%
No pueden ir de vacaciones una semana al año
21%
Tasa de riesgo de pobreza o exclusión social
21%
En riesgo de pobreza
17%
No pueden mantener la casa a la temperatura ideal
8%
Retrasos de pago de gastos de la vivienda
6%
Con carencia material severa
5%