martes, 1 de agosto de 2017

VIAJAR ES PERDERSE




ESTOCOLMO  SUECIA



No entiendo a las personas que pretenden viajar a lugares lejanos de donde habitan y arrastran sus costumbres hasta límites que resultan ridiculos una vez fuera del lar en el que viven.

Europa no tiene ya esas barreras y es un alivio, no obstante las fronteras son las diferentes mentalidades y costumbres de los habitantes de cada region que para nada son ni parecidas las unas de las otras.


Viajo poco en grupo y cada vez me cuesta mas hacerlo pues el grupo arrastra consigo todo lo que debería haber quedado atras si sales de tu casa.

Si no lo haces, si pretendes que la leche esté caliente, la carne de la manera que te gusta, las patatas peladas, el café expreso, los horarios similares a los tuyos, que no llueva, que las comidas sean parecidas a las de tu región, y así multitud de pegas y protestas es mejor ponerte un video de las ciudades que vas a visitar para tranquilamente, con una cerveza, unas patatas fritas, o un pincho de tortilla, lo veas repantigado en el sofá de tu casa.

Suele ser la eterna canción cuando he salido en grupos con viaje organizado y todo incluido.

Protestas, quejas, añoranzas de lo que se deja en casa, y falta de adaptación a la cultura o costumbres del país que se visita.

La falta de integración a la cultura ajena es total y absoluta, arrastramos fuera nuestro vivir cotidiano, pretendemos comer igual que en casa o en nuestra ciudad e incluso nos quejamos de lo mal que dormimos pues extrañamos las camas que generosamente el hotel pone a nuestra disposición.


Sinceramente quedénse en casa, "viaje organizado" no es viajar y cada vez el simulacro de viaje es manifiestamente peor.

No se habla con los naturales de la región o ciudad que se visita con lo que el desconocimiento es igual antes que despues.
Da igual donde se haya ido, nada queda de la auténtica indisioncrasia de la ciudad vista, nada se sabe de su historia y menos todavia de sus costumbres o de la vida de sus habitantes que ni tan siquiera hemos observado.
Como borregos en grupo no se observa nada, se habla de lo que hemos dejado en casa, de viajes anteriores, de nuestra familia, de los hijos, de los nietos y lo que es peor de "nuestras dolencias". Movil en la mano telefoneamos o nos llaman de continuo con lo que la inserción en el desconocido entorno es nula.

El resultado del viaje organizado es una amalgama de visiones que se olvidan rápidamente pues no hay experiencia real de lo que es viajar asimilando otras costumbres muy diferentes de las nuestras.


Viajar es perderse, buscarse la vida uno mísmo, reservar hoteles o pensiones, tomar transportes públicos, observar a la gente, hablar con ella, preguntar, interesarse por otros ritmos y costumbres de vida, asimilar vivencias comprometidas, sentir frio, sed, calor, temor a lo desconocido, superarlo, y apañarse por uno mismo en un lugar extraño en el que pueden hablar un idioma muy diferente al nuestro.


Si, es necesario el Ingles pero no hace falta saber mucho, con unas cuantas expresiones y un buen diccionario se sale siempre de cualquier conflicto o apuro. 

Además existe el idioma universal de los signos, el que casi todo el mundo entiende, o tomar el mapa y señalar el punto donde queremos llegar.



  Stockholm

Cientos de miles de turistas inundan las calles de ciudades emblemáticas aunque muchos de ellos acompañados por sus guias que como pastores conducen a sus ovejas a paso rápido.

Unas rápidas fotos, una somera explicación, y al cajón con ruedas que es el autocar.

Turismo moderno nada que ver con lo que fué "viajar" en su momento aunque si es cierto que muchos jóvenes, y no tan jóvenes, prefieren hacerlo por su cuenta y viajar a la antigua usanza utilizando la tecnología moderna para reservar, programar y tener la seguridad de no quedarse a la interperie.

Aunque eso sucediera con buen tiempo tampoco sería tan grave pues decenas de miles de personas "sin techo" viven de continuo en las calles de nuestras ciudades aunque tampoco los vemos.






Es indudable que muchas personas no podrían conocer otros paises o ciudades del extranjero si no fuera con los viajes organizados, pero lo que uno si espera encontrar es interes en lo que se observa, falta de quejas, costumbre de comer de todo, educación hacia lo que nos rodea, algo de aventura sin formar grupos compactos que excluyen a los que viajan solos o no les caen simpaticos y esto precisamente no suele abundar últimamente.

A lo largo de mi vida he realizado algunos viajes de este tipo, generalmente con mi esposa, y debo reconocer que lentamente han ido derivando a peor.

Por la edad e incluso por tranquilizar a mi familia debo someterme a este tipo de viajes organizados o relámpagos si no encuentro a el compañero libre para poder acompañarme y hacerlo por nuestra cuenta, es lástima pues el último que he hecho ha sido genial respecto a lo visitado, no tan bueno respecto al grupo viajero salvo gloriosas y gratas excepciones que agradezco desde aquí mísmo y atesoro en mis recuerdos.

Por mi parte cuando he podido estar solo he disfrutado a tope, lástima que los hoteles estaban siempre en el "quinto pino" en vez del centro de la ciudad y esto representa un fastidioso inconveniente.


el gatufo 






No hay comentarios:

Publicar un comentario