miércoles, 2 de agosto de 2017

SABADOS









Sábado, el día que le gusta a casi todo el mundo, fin de semana por delante y tiempo para el ocio en perspectiva.
En mi caso es igual un sábado que un lunes, si me apuras casi prefiero el lunes, el jueves o cualquier otro día de la semana.

Se me acaba de subir mi gato, Gatufo, encima de las piernas y no me deja teclear, no le parece correcto que a el no le haga caso y protesta, pega un salto y pone las patas encima del teclado, o de pie sobre mis rodillas no me deja ver el monitor. 

Finalmente se acuesta sobre mi regazo y comienza a rutar.
Ha hecho lo suficiente para que yo pierda el hilo de lo que deseaba contar que suele ser una sarta de tonterías.


He seguido ordenando y recolocando cosas, auriculares, cd., libros, mas cds, videos, libros, mas auriculares, y según hago esta labor no dejo de evaluar lo absurdo de tanta compra.

No tendré tiempo para nada, me falta medio telediario para transitar por el rio Estigia, y escribiendo esto vuelvo a meter la pata pues no es así como nos dice la mitología griega.


Y es el disparate mas común entre los hombres, atesoramos propiedades, dinero, mas dinero, casas, chalets, y cualquier otro bien que ni en siete vidas podríamos disfrutar.

¿Y el tiempo necesario para gozar de todo lo atesorado, quien lo tiene?.
Casi nadie, cuando niño hay que ir a la escuela, de adolescente al instituto, de joven a la universidad, de adulto serás afortunado si encuentras un trabajo que te ocupara todas las horas del día. Si encima eres mujer y madre, tus hijos no te darán tregua ni descanso cuando regreses a casa, y con suerte  puede que tu pareja se ocupe también de ellos y de las tareas domésticas.


De mayor estarás pensando en jubilarte para gestionar horas de tiempo libre que te permitirán hacer todo lo que has postergado. Leer, pasear, viajar, escuchar música, y disfrutar del apartamento que con esfuerzo compraste y solo has ocupado en semana santa y algún fin de semana.


Ilusión vana, cuando te has jubilado estarás mas ocupado que nunca. Si tienes nietos vas apañado, tus hijos van a necesitar que les ayudes un día y otro, a lo largo del año infinidad de días los tendrás en tu casa, lo llevas a la guardería, los recoges, les llevarás al cole, les irás a recoger, les traerás a tu casa.

¿Y tus libros?, ¿y la música?, ¿y tus viajes?, y en definitiva todas tus propiedades a las que pensabas dedicar tu tiempo libre ¿para que te sirven?.

En la barca de Caronte no te puedes llevar nada, partes desnudo, sólo una moneda les ponían los Griegos al cadáver en la boca, para pagar al barquero. 
Nosotros ni eso, y yo me paso el día colocando y recolocando mis libros, cds., películas y reproductores mp3, que nunca ni en siete vidas podría ver, leer o escuchar.


Lo mejor y lo que ya he empezado a hacer es regalar los que pueda o gusten y el resto ir desahaciendome de todos ellos.
Menudo disparate coleccionar tantas cosas.




Helsinki


el gatufo

No hay comentarios:

Publicar un comentario