miércoles, 30 de agosto de 2017

QUE DECIR ANTE HALEY.




No hay palabras para consolar a los cientos de miles o millones casi de Estadounidenses que habitan en el Estado de Texas ante el desastre que está causando el Huracán Haley.

Es desolador para nosotros los Españoles ver y escuchar en las noticias lo que está sucediendo en una tierra amiga, en una ciudad maravillosa como era Houston, verla anegada por las aguas. Resulta inimaginable para un madrileño como yo poder suponer "mi ciudad Madrid" en esas condiciones, salir huyendo con lo puesto casi, abandonarlo todo para salvar nuestra vida y ver en que estado quedan nuestras casas, nuestros trabajos, nuestra vida presente y futura.

El desastre es total y absoluto, no tengo palabras de consuelo para estas personas abatidas por la desgracia de ver sus vidas reducidas a la nada.

Jamás, nunca, he vivido nada semejante ni por asomo.

El pequeño rio Manzanares que cruza Madrid es incapaz de desbordarse, teniendo a veces si es que tuviera alma, no la tiene por descontado, que soportar las rechuflas y bromas que los madrileños gastamos sobre las reducidas dimensiones de nuestro pequeñísimo rio.

Ser enano en este caso tiene muchas ventajas, nunca sucederá algo mínimamente similar a lo que está sucediendo en Houston anegada por las aguas.
La inmensa ciudad ha quedado convertida en un gran lago donde están sumergidas las vidas de cientos de miles de sus habitantes.
Es desolador, muy muy triste, mi mas sincera y absoluta solidaridad con todos los habitantes de esta región.

La Naturaleza golpea y recupera su lugar en el globo.
La mano del hombre construye, ocupa, inunda también los lugares antes salvajes y posteriormente un hurancán, un ciclón, un terremoto, nos recuerda que estamos aquí de prestado, como invasores en un entorno aparentemente tranquilo pero hostil en grado sumo cuando le da por recuperar el terreno perdido.

Es indudable que jamás aprenderemos y una, otra, y otra vez volveremos a ver nuestros asentamientos reducidos a escombros, cenizas o inundados como sucedió en New Orleans o ahora en Houston, por no mencionar la infinidad de lugares menos conocidos o con menos riqueza donde la naturaleza golpea todo lo que representa la presencia del hombre en la Tierra.

Solo puedo decir que lo siento, lo siento enormemente y más por las victimas mortales y sus familias que está causando este desastroso huracan.

I am sorry, very very sorry and don´t lose your hopes as the most valuable thing we have is our own life.







emiliano


No hay comentarios:

Publicar un comentario