miércoles, 19 de julio de 2017

TODO CAMBIA






Que queda de la persona que fuimos cuando han pasado cuarenta años?

Nos obstinamos a veces de que todo siga igual, de que los sentimientos sigan imperturbables, de que los amigos de la juventud o de la niñez sigan siendo amigos, y de lo que nos ilusionaba hace mucho tiempo siga ilusionándonos igual que cuando críos nos ilusionaba cualquier cosa.

Por que por la mente pasan tan pocos años aparentemente, y en realidad han pasado de veras.


Somos tan estúpidos como para no darnos cuenta que nada es ya igual que cuando teníamos quince, veinte u ocho años.
O cualquier otra edad en realidad, bastan diez años o menos para que todo cambie.

Al menos yo me empeño en que los sentimientos continúen imperturbables y es una ilusión vana. Hasta me lo llego a creer, no obstante hay días en que te das cuenta que vives rodeado de una ilusión que no es real.


Hoy es uno de esos días.


Todo ha cambiando dentro y fuera de uno mismo. El cambio es lento, imperceptible pero se va produciendo sin que nos demos cuenta ni tan siquiera de un año para otro.


El cuerpo cuando ya empieza a decaer si que lo nota, y cada vez mas rápido según somos adultos, mayores, pero la mente?.

Parece que solo la demencia senil, el Parkinson, o el Alzheimer cambia el cerebro de las gentes y nada hay mas lejos de la realidad.

Es de ilusos, y yo lo soy, pensar que somos la mismas personas de antaño, que los amigos siguen siendo amigos y en otros casos, no el mio, que el amor perdura.
Digamos que si perdura se va transformado y la amistad es una vana ilusión de antaño.


Quizás hoy me doy cuenta de ello, tiene que pasar algo que te abra los ojos y te haga ser consciente de que nada es ya igual.

En fin, no deseo ser pesimista, a veces los cambios no son para peor. Se viven otras situaciones diferentes y las ilusiones varían, igual que las personas, y cuando sucede algo bueno/triste o como queráis llamarlo te das cuenta de que tu mismo ya no eres el que eras, que esa persona que considerabas amante, amigo, ya no lo es porque ha cambiado igual que tu mismo.


No somos piedras que tardan cientos de años en ser pulidas, nosotros nos vamos puliendo, cambiando, deteriorando mucho mas aprisa. 


 




gatufo

No hay comentarios:

Publicar un comentario