jueves, 20 de julio de 2017

DE NOCHE





Cuando estamos solos, sin tele, sin ordenador, sin radio, a solas con nosotros mismo, ¿acaso pensamos?.

Reflexionamos sobre la vida que vivimos, lo que hacemos, lo que desearíamos hacer con esa vida que se nos va, una día menos de vida, una noche que no vuelve, y así un dia mas tras otro.
¿Pensamos en qué hacemos para mejorar?

Nos enfrentamos a nuestra realidad o simplemente apagamos el televisor, tras vivir vidas e historias ajenas, y nos sumergimos en la cama pensando en la jornada de mañana, en que se ha acabado el fin de semana, y que mañana es lunes.
O lo cabreados que estamos con este, con aquel, por que no tenemos trabajo o por que nos explotan.

Punto, nada mas, y así ¿hasta cuando?, me pregunto.

¿Qué he hecho yo para mejorar mi vida como persona?. 
Y no se trata de ganar mas dinero, ni de trabajar menos, ni de tener o no tener razón, de si ir o no ir de vacaciones, de si perderé o no perderé el trabajo, de si me gusta esta o aquel, de si mis hijos no me dan tregua, de lo desgraciado o desgraciada que me siento, de si nadie me comprende y así un rosario de quejas o lamentaciones.
¿Qué he hecho o hago yo con mi vida?

¿Acaso te comprendes tu a ti mismo?

Sinceramente la mayor parte del tiempo yo no me comprendo. No entiendo mi plan de gastos, ni lo que hago para ser mas o menos feliz, no entiendo lo que estoy haciendo con mi vida, menos aún entiendo a los que me rodean si no acabo de encontrar mi equilibrio.

Esa podría ser una reflexión, o justo la contraria, hago lo que debo, lo que me hace feliz, puedo mejorar así o no, privándome de estos caprichos, hablando más con mi pareja o mis hijos.

Compartiendo, entendiendo, siendo humilde, desde este momento, hago las paces con este o aquel.

Esa es la cuestión que me, nos, convendría meditar de vez en cuando. 
Justo cuando estamos a solas, en silencio, sin nada que no entretenga, en la noche, cuando el día se acaba.

Hoy desearía hacerlo, justo ahora por ello escribo y me pregunto que hago de mi vida.

¿Me gusta?
¿Puedo cambiarla?
¿No puedo y seguiré como hasta ahora?
¿Estoy bien con mi pareja?
¿Desearía estar solo? 
¿Acompañado por otra persona?

¿Acaso hay alguien que se haga estas preguntas una sola vez
al mes?

No estoy en la mente de vosotros pero a veces dudo que nos planteemos nuestra vida con sinceridad, sin miedo a enfrentarnos con nosotros mismos.

Buenas noches y mejores sueños.


el gatufo



No hay comentarios:

Publicar un comentario