martes, 25 de octubre de 2016

THERE WE GO


Ratisbona    Alemania


Ahora mismo quisiera creer que alguien lee esto, que hay algún estudiante de Español que le interesa lo que escribo. 

Y esa creencia nace del hecho de comprobar que es Estados Unidos donde más visitas recibe esta cosa que llamo Conjeturas, mi blog.
A veces la responsabilidad de lo escrito nace del hecho de saber que hay quien te lee, e incluso la asiduidad de enfrentarte a la página vacía es recompensa mas que suficiente por la satisfacción que da saber que vas a ser leído. 

Gracias a quien quiera que seas, me complace mucho ver visitas, repito gracias  and "there we go".

+++

Estoy en gestiones de contratar a una joven nacida en Argentina que desea su tarjeta de residencia en este país llamado España.

Necesita que le emitan su tarjeta de residente aquí para legalizar su situación, acceder a un trabajo e incluso reclamar los derechos que como residente le corresponden.

Me comenta que hasta el momento en el que  yo accedí a contratarla, rellenar los papeles e incluso suministrarle los documentos que necesita presentar, nadie lo había hecho antes.
Todas y cada una de las personas a las que había solicitado ese trabajo y ese favor se habían negado.
Personas afables, de confianza, honestas, pero ninguna había dado el paso de contratarla.

¿Por que? me pregunto.

¿Miedo?
¿Prevención?
¿No involucrarse?

Francamente no lo entiendo, si conoces a la candidata a trabajar en tu casa, es persona seria, honrada, cariñosa y formal, ¿por que motivo no vas a dar los pasos necesarios para tenerla contigo como trabajadora?.

Está visto que casi nadie hace nada por los demás, es mas fácil pasar de largo y no pararse a pensar en las necesidades de nuestro prójimo, de nuestro vecino, de nuestro amigo.

Mejor alguien con quien no me involucre, es el pensamiento inmediato, y luego la disculpa.

Me paré a tiempo y consideré mi postura en principio poco proclive a dar el paso de hacer el contrato, igual que todos antes, luego lo pensé mejor y me dije ¿por que no?. 
Y en ello estamos, hace un rato se han ido a punto de completar todos los requisitos necesarios para obtener la residencia y pienso que la conseguirán.

Estoy satisfecho por haber puesto todo lo posible de mi parte y es seguro que esta acción repercutirá positivamente en ella, de forma que devolverá la acción en alguna otra persona que en el futuro la necesite.






Aquello que recibimos es común devolverlo en otros a posteriori si es que somos agradecidos que aquella persona que en algún momento se prestó a ayudarnos.

La "cadena de favores" se establece y gracias a ella el ser humano es proclive a ser perdonado, por quien corresponda, en sus otras fechorías que a menudo cometemos
sin tan siquiera ser conscientes de ellas.

Hoy lo hiciste por mi, gracias amigo, mañana lo haré por otro que me necesite.



Ratisbona   Alemania


Esa es la filosofía que debiera movernos a todos. 


emi

No hay comentarios:

Publicar un comentario