jueves, 22 de septiembre de 2016

HARTO DE VOTAR






Harto de votar dos veces este año y me temo que una tercera si todo sigue como hasta hoy.

Cuando se carece de algo es dificil echarlo de menos, en la España de Franco yo solo voté una vez, año 1966, en un simulacro democrático que consistió en decir si o no a una especie de referendum para aprobar un algo que llamaron "Ley Orgánica del Estado" que a la mayoria de los españoles nos importaba una higa, y a mi nada en absoluto. 

Por llevar la contraria y como es lógico vote NO mas todavía siendo un crítico absoluto, solo en mi interior, con la situación tan cerril y de incultura total que se vivia en la España de entonces. 
No me gustaban ninguna de las típicas tradiciones anticulturales del Regimen, futbol, mas futbol, toros, flamenco y cine de "españoladas" por lo que todo mi interés consitía en marcharme de aquí lo antes posible, cuanto mas lejos mejor, pero no podía pues el servicio militar era obligatorio y sin el no obtenias el pasaporte.
La política nos importaba menos que una cáscara de nuez, y dentro de mi casa al igual que en la de los amigos jamas se hablaba de semejante cosa ajena total a nuestros anhelos de mejorar económicamente.
Los ministros y el Gobierno cambiaban a golpe de decreto y motoristas encargados de llevar el cese y los consiguientes nombramientos iban y venian cuando al dictador le daba la gana.
A nadie que yo sepa le interesaba esa cuestión, que han cambiado de ministro, ¿y que?, si no conociamos al que estaba antes.

Jamás eche de menos el voto, lo que no se conoce no se puede añorar, y si en veintidos años no había votado ni nadie que yo supiera, como puñetas iba a echar de menos eso de la democracia.


Se murió el dictador y aquí llegaron aires renovadores que pusieron este país patas arriba. 

Para bien y para mal todo fué cambiando hasta que llegó eso que llamaron "democracia" y nos hizo una ilusión loca, que bien ya somos demócratas pensamos en el colmo de la ingenuidad, ya podemos votar y participar en la política de España, ilusión y mucha mas ilusión.
Recuerdo una canción del grupo Jarcha que se llamaba "Libertad sin Ira", preciosa por cierto cuya letra llegué a aprenderme pues todo parecía tan bonito.

Me permitirán que me ria, ¿democracia?, ¿a esto lo llaman así?, a ir como muñecos articulados cuando toca a depositar un  papel en la urna de cristal.

Y quien conoce al tercero de la lista cerrada de los respectivos partidos, o al cuarto?, por no decir a todos los que siguen.
Acaso nos preguntan algo, ¿podemos elegir libremente los nombres, o a un presidente?, no, por supuesto ya que todo está cocinado y aderezado dentro de los propios partidos, dentro de algo que llaman "comité ejecutivo" y uno se queda pasmado con los nuevos nombres rimbombantes que han ido brotando por doquier.

Para mi esto es una gigantesca tomadura de pelo que para nada es "eso" que entendimos, ilusos, como democracia y que tanta ilusión nos hizo cuando parecía que llegaba "la libertad" tras morirse el dictador Franco.


Francamente estoy muy harto de que recurran una y otra vez 

a mi para que participe en tamaño disparate, vaya usted otra vez a depositar su voto, ¿para que? me pregunto y a quien o a quienes, si libremente no puedo elegir nombres.

Cuando algo se hace mal, y la ley electoral si hizo mal al igual que tantas cosas, las autonomías, el Senado, los aforamientos, el poder del estado sobre la Judicatura, y por supuesto matar a Montesquieu,


En cada Estado hay tres clases de poderes: Por el legislativo, el príncipe o el magistrado hace las leyes para cierto tiempo o para siempre, y corrige o deroga las que están hechas. Por el ejecutivo, hace la paz o la guerra, envía o recibe embajadores, establece la seguridad y previene las invasiones y por el judicial, castiga los crímenes o decide las contiendas de los particulares.


muerte anunciada por un socialista de los primeros albores de la manoseada nueva libertad demócratica, que salió elegido en las elecciones de los ochenta celebradas en este atormentado país llamado España.

El y ellos se ocuparon muy bien de anular la separación de poderes que garantiza algún tipo de sistema parecido a la democracia que ya en la Ilustración Francesa apuntaba los cambios del absolutismo de los antiguos monarcas.

La separación de Poderes es fundamental para que algo a lo que llaman "democracia"funcione, y aquí se han cargado esa separación al igual que el respeto hacia la voluntad del pueblo que vota.

¿Elecciones en Diciembre?.
Pues vale, la marioneta que c'est moi,  puede que se mueva o puede que se quede en casa, y que participen ellos esos funcionarios bien pagados que asi mismos se llaman líderes.

Nunca esa palabra fué peor utilizada.








el gatufo


No hay comentarios:

Publicar un comentario