viernes, 6 de mayo de 2016

DESENCANTO





El vacio moral y la falta de etica que percibo a mi alrededor me lleva al punto de que no se que decir ni que opinar.
Los acontecimientos que está viviendo Europa, o España, recuerdan a todo aquel que le guste repasar la historia o otros momentos no tan lejanos que nos remontarian a los años treinta del siglo pasado.
Grupos extremistas y xenofobos brotan por doquier e incluso en los Estados Unidos se apunta el miedo a cualquier signo de amenaza.
Y que decir de lo que ocurre aquí pues es tal el aburrimiento que me originan los comentarios repetitivos, en prensa, radio o televisión de la situación política en España que me llevan a un vacio de ideas conducentes a mi probable abstención por falta de alicientes.

No se a quien votar y solo pensar que los mismos candidatos del fracaso vuelvan a postularse para ser elegidos me hace considerar seriamente no acudir a las urnas por mucho que deseara hacerlo.

Tras mas de treinta y seis años de elecciones en las que siempre he acudido a esa cita supuestamente demócratica, en mi teoria no lo es pues no hay libertad de elección por ser listas cerradas, hoy me encuentro en la mas absoluta obscuridad.
Mis escritos son la voz que clama en el desierto y es de asombro que algo tan vulgar, gente tan vulgar e incopetente acaparen los noticiarios cuando situaciones mucho mas urgentes requieren que nos ocupemos y se informe de ellas al gran público.

Es una verguenza que millones de euros se gasten en semejante  absurda repetición de elecciones, y para que?, para repetir otra vez la misma historia bochornosa que han protagonizado esta gente?.
Va a ser que no, conmigo creo que no van a contar.

Pienso que esos millones que nuevamente se van a gastar aliviarian los padecimientos de decenas de miles de personas que estan y viven en la mas absoluta de las miserias. 
Pero a nadie le importa, no son noticia, cientos de miles sobreviven en condiciones inhumanas y esos dineros tirados a la basura serían útiles para aliviar miseria, soledad y desesperación.

El día dos de mayo paseé por Madrid y observando con detenimiento pude contrastar las diferencias sociales que se observan en una ciudad como esta.
Subiendo la calle Hortaleza hacia Gran Via pasé al lado de la Iglesia de San Antón, entré, estuve casi dos horas dentro y al salir vi una larguísima fila de personas que esperaban recibir alimentos para la cena.
Mensajeros de la Paz gestiona esas ayudas y la Iglesia de San Anton sirve de refugio para almas que no tienen techo donde acudir ni comida para llevar a sus bocas.
Y nada, a no ser que uno mismo lo vea fijándose en ello, estas noticias que debieran afectarnos a todos, pasan desapercibidas y no reciben la menor atención de los medios audiovisuales.
Excepciones si las hay, algunas emisoras de radio si se paran y conectan para transmitir o entrevistar a personas mucho mas válidas o situaciones de conflicto que están ahí para quien quiera conocerlas y hacer algo al respecto.

Y todo esto por hablar de personas que conviven entre nosotros, en nuestro país,  no digamos de los que huyen de la guerra y están hacinados en campos de miseria en paises com Turquia, Grecia, Hungria o similares.

Aquí como si nada, volvemos a la misma historia vivida en Diciembre, con las misma caras, iguales actitudes y absoluto desinterés por establecer dialogos constructivos.
Tal es mi desconcierto que hoy mi paciencia está agotada y no aguanto tanta mediocridad por lo que tomo un rato de mi tiempo y reclamo desde la posición que socialmente ocupo, ninguna en realidad, simple ciudadano al que se le requiere nuevamente para meter un papel en una urna eligiendo entre una serie de personajes que no son de mi agrado.

Y no parece que yo sea el único que siente rechazo y desencanto ante la clase política, veamos lo que dice el CIS.


Una vez más, el barómetro del CIS muestra la poca confianza que los españoles tienen en la política en general y en los propios líderes. En concreto, en la encuesta postelectoral publicada el pasado día 3 de mayo, se sitúa a los partidos políticos como la institución de la que menos se fían los ciudadanos, con una media de un 3,19, solo superada por los bancos, que obtienen una nota de 2,61.
En cuanto a sus representantes, el barómetro del mes de abril, publicado este viernes, concluye que de los 16 líderes por los que han sido preguntados los casi 2.500 entrevistados, ninguno logra alcanzar el aprobado. Además, ninguno de los candidatos de los partidos con más votos, Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias, consigue llegar ni siquiera al 4.


No, no señores, no repito y se apañen sin mi colaboración que es una gota en el oceano pero al menos mi conciencia y dignidad no se rebaja a colaborar con los que no han sido capaces de hablar, pactar, formar gobierno  y ahorrarnos a los españoles el bochornoso espectaculo que han protagonizado estos políticos incapacer de llegar a acuerdos razonables de gobierno.

Sinceramente pienso que lo lógico y normal, al menos en otros civilizados paises de nuestro entorno sucede, hubiera sido que los tres partidos de centro psoe., pp., y ciudadanos hubieran logrado consensuar un gobierno estable.
Pero no ha sido así por la cerrazón absurda de dos de sus dirigentes, Mariano y Pedro, antagonistas acerrimos que pareciera se odian. Oigan Vds., no transfieran sus personales antipatias al hecho responsable de dar a sus votantes un acuerdo y si no sirven para dejar de lado esa antipatía mutua que simplemente se vayan y dejen su lugar a otros u otras que hagan mejor su cometido.





el gatufo

No hay comentarios:

Publicar un comentario