miércoles, 28 de noviembre de 2012

DESPERTAR




DESPERTAR 


Siempre me ha costados salir del sueño y volver a la realidad cotidiana.
No siempre es igual, depende si la realidad es agradable, no conflictiva
o por supuesto del estado de salud de mis seres queridos y el mío propio.

Doy por hecho que en mayor o menor medida cualquier ser humano
siente mas o menos algo parecido.

No sabría distinguir si el sueño de un niño es igual al de un joven, al de
un adulto o al que experimenta una persona mayor o incluso un anciano.

De niño me costaba despertar para ir a la escuela, supongo que ahora
a los bebes les pasará lo mismo cuando les despiertan temprano para
sacarles de casa y llevarles a la guardería.
Veo a los niños pequeños que empiezan a sufrir el colegio demasiado
temprano. 

Cuando fui joven, adulto, y finalmente persona mayor sigo experimentando
mi falta de buen humor por las mañanas. Necesito al menos media hora
para tomar conciencia de mi realidad actual y asumir justo lo que hay en
el momento, malo, bueno o regular.

Imagino lo que puede experimentar una persona cuya vida ha cambiado
absolutamente de un momento para otro.
La falta de la persona amada, la perdida de un hijo, una enfermedad
devastadora, un accidente que le obliga a estar postrado en la cama o en
una silla de ruedas de por vida. 

No obstante conozco personas muy próximas que se despiertan radiantes,
felices, con ganas de hablar, dando gracias por estar vivos y enfrentado 
la realidad con fuerza y coraje bajo cualquier circunstancia.

A estas personas las admiro absolutamente y siempre he deseado estar
dotado de ese don.
Don de vida, de optimismo, de vivir justo el momento sin pensar en 
nada más y plantearse el seguir vivos como el mejor regalo que el ser
humano puede tener.
Desearía ser así, no pensar en futuro o pasado, simplemente vivir el 
momento, afrontar la situación que toca, los años que se tienen, la
salud endeble que padecemos, y recordar con cariño a los seres amados
que ya no están con nosotros.

el gatufo














viernes, 23 de noviembre de 2012

FUERA DEL MUNDO





FUERA DE ESTE MUNDO

Algo parecido a estar casi en coma es lo que he vivido durante los últimos meses, sin interés por nada, triste, deprimido, sin defensas para esta vida dura que nos toca vivir a todos a pesar de tener muchos menos motivos que millones de compatriotas, y no compatriotas, que se ven sin trabajo, sin casa, sin esperanzas.
¿Noticias?
Para que?
Son prácticamente todas malas, desalentadoras y para alguien que no se encuentra muy bien que digamos poner la tv. leer el periódico o escuchar las noticias le pone todavía peor.
En fin, que para no dejar morir el Blog del Gatufo, aquí estoy otra vez con la esperanza de poder contar algo divertido, algo que nos ponga una sonrisa y permita que olvidemos por un momento la realidad que nos toca vivir.
Este último mes me da una nota de alegría mi gato, Gatufo, que a pesar de no hacerle prácticamente caso me sigue queriendo igual que antes, eso si reclama que juegue con el, que me siga tirando al suelo y por supuesto permanecer horas encima de mis rodillas.
Admiro la fidelidad de un animal que se cria con nosotros de forma absoluta.
Una vez que te da su cariño es amable, cariñoso, no guarda rencor, no se enfada y quiere
seguir jugando contigo mientras tiene fuerzas.
Admiro, como no? profundamente a mi gato y frecuentemente si pudiera haría un intercambio con el. Yo ocuparía su sitio y yo le cedía el mío, aunque estoy seguro que el no iba a querer.
Le observo y veo que es feliz, día tras día es feliz y no guarda ningún resentimientoaunque estes fuera de juego durante meses, como es y ha sido mi caso.
-----------
He leído a lo largo de muchos años noticias de todo tipo, he leído novelas de cualquiergenero, fantásticas, clásicas, de ciencia ficción, oeste, policíacas, en fin que pensaba que pocas cosas podrían sorprenderme del genero humano.
Gran error, pues hace dos días leí en el periódico el caso de una joven sueca, de treintay tantos, que tenía su casa llena de esqueletos humanos.
Incluso en su cama, como acompañante sexual y confidente tenía uno al completo.
Es posible que le gustara mucho el silencio, y desde luego el esqueleto no se quejay gasta muy poco, tampoco envejece. Pero por mucho que me devano los sesos noacabo de entender este asunto.
Divertida la historia no es, ni mucho menos, es una prueba de soledad e incomprensióndel mundo en que vivimos y hasta que punto la mente de muchas personas se desvia hacia actitudes extrañas y muy sorprendentes.
--------------
Tendré que rebuscar mucho para encontrar otras historias que os puedan interesar
sorprender o simplemente distraer amigos.
Un saludo,




  
el gatufo